Muchas veces el descuido y ciertos factores tales como el ritmo de vida que llevamos y la alimentación, recaen directamente en nuestro cuerpo y, por ende, sufre las consecuencias quizás no a un corto, pero sí a mediano y largo plazo. Uno de los problemas más desagradables y delicados de tratar es la seborrea, lo cual se entiende como la hipersecreción de las glándulas sebáceas de la piel.

Éste determinante es el producto de una sustancia grasa que protege la propia piel de infecciones, pero una vez que su producción se incrementa descontroladamente, bien sea por causa de nuestro estrés o incluso la ansiedad, esta puede llegar a ser un gran problema estético para cualquier persona, indiferente de la edad y género.

Las zonas con mayor presencia por parte de esta abundancia de glándulas se traducen principalmente en el cabello. Por ello, en esta ocasión hemos decidido compartir contigo la historia de Camila Valencia, una chica de tan sólo 28 años que fue sorprendida por la sospecha de este desagradable fenómeno que se produjo en su cabello.

Camila era originaria de Madrid, España. Desde hace más de dos años había decidido dejar de atender su cabello y desprenderse de los tratamientos e higiene que cualquier persona frecuenta, todo gracias a su ideología. Trabajaba en una tienda de accesorios deportivos y, siempre prefirió llevar un gorro que cubriera muy bien su cabello para evitar que las personas la criticaran o sintieran que algo no estaba bien con ésta.

Hasta que un día cualquiera, Claudia había notado que su cabello no lucía muy bien, por lo que rápidamente buscó el espejo más cercano para detallar su cuero cabelludo. Un bulto se había desarrollado en su cabello con mucho fluido, como consecuencia del descuido de los cuidados y la higiene en esta zona.

Inmediatamente, Camila se dirigió a un especialista, el cual quedó sorprendido ante el avance de tan desagradable glándula, por lo que sugirió que se practicara una extracción rápida y efectiva en la zona afectada. El equipo médico decidió realizar grabaciones de lo acontecido en un material completamente anónimo y al final lograron extraer esta acumulación de sebo de su cuero cabelludo.

Ante tal situación, Camila decidió cambiar su pensamiento y optar por cuidar más de su cabello. Finalmente dejó aquel gorro que sólo incomodaba y lo limitaba de la recepción del aire y generaba aquella acumulación de grasa.

Es importante tener en cuenta que este problema puede afectar tanto a hombres como a mujeres sin importar la edad y que, puede conllevar incluso a la caída del cabello. Por ello, lo más recomendable es siempre tener una higiene adecuada en esta área específica y evitar los ritmos de vida acelerados, así como también el consumo del tabaco o alcohol, los cuales pueden desarrollar este problema.

Por NBAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *