Un paciente solicita la asistencia de la Dra. Sandra para deshacerse de un tumor de aspecto puntiagudo que le cuelga a un costado de su cuerpo, pero lo que a ella más le sorprenderá será el aspecto transparente de la piel que lo recubre y hasta no extraerlo del todo, no podrá estar segura de qué se trata.

Síntomas y precauciones

  • Los lipomas cutáneos aparecen como una lesión redonda que puede llegar a medir desde milímetros hasta incluso varios centímetros. Habitualmente no producen síntomas, salvo pequeñas molestias por roce o presión, aunque si su cápsula interior se rompe puede provocar una reacción inflamatoria y una sobreinfección, causando dolores fuertes.
  • Si esto ocurre, hay que acudir al médico de cabecera. “Allí se encargarán de drenar pus, curar la zona y recetar antibióticos hasta su resolución. Una vez controlada la inflamación, lo recomendable es extirparlo para que no vuelva a dar problemas”, indica Ramírez.
  • Este tipo de bultos suelen tener carácter hereditario y pueden aparecer a cualquier edad y de forma indistinta tanto en hombres como en mujeres. “Algunos estudios encuentran que los lipomas son algo más frecuentes en mujeres”, señala el especialista del CDI.

Técnicas de eliminación

  • Tanto para tratar los quistes como los lipomas, las lesiones suelen extirparse mediante cirugía, aunque en ocasiones también puede utilizarse la liposucción. “Se realiza una incisión, se extrae el quiste o el lipoma y se vuelve a cerrar la piel con puntos”, concreta el dermatólogo del CDI.
  • “Para prevenir la infección de la herida quirúrgica, se recomienda una adecuada higiene y evitar la exposición solar para no desarrollar hiperpigmentaciones u oscurecimiento de la piel”, continúa Hermosa.

Por NBAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *