El dolor de garganta es el dolor en la parte posterior de la faringe.

Este puede ser intenso y, por lo general, empeora al tragar.

Muchos pacientes con dolor de garganta se niegan a comer o beber.

A veces el dolor también se siente en el oído (los nervios de la parte posterior de la garganta pasan muy cerca de los nervios del oído).

Se puede formar una acumulación de pus (absceso) por debajo o cerca de una de las amígdalas (absceso periamigdalino).

La causa más común es una infección por estreptococos que se ha extendido desde las amígdalas hacia los tejidos más profundos.

En los niños pequeños, se puede formar un absceso en el tejido situado en la parte posterior de la garganta (absceso retrofaríngeo).

A las personas que padecen amigdalitis crónica les cría unas bolitas blancas en las amígdalas llamadas caseum o piedras amigdalares.

Estas son causantes de mal olor o halitosis y la única solución que tiene es la extirpación quirúrgica.

Para quienes no quieren pasar por quirófano se puede limpiar estas piedras regularmente apretando las amígdalas con un bastoncillo de limpiar las orejas o con algún objeto que llegue a ella, pero sin causar daño.

Las amígdalas esconden estas piedras en unos huecos o cavidades que tienen por dentro llamados criptas. 

Si al sacar una piedra amigdalar la aplastas y hueles te darás cuenta del mal olor.

Por NBAL

Un comentario en «Sentía una molestia en su garganta durante meses hasta que fue al doctor. ¡Mira lo que le sacaron!»
  1. Hola buenas tardes hola buenas en mi caso me sucede eso mi pregunta es si es viable que le hagan a uno a la cirugía para extraerle las amígdalas porque la verdad es muy incómodo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *